GRUPO DE ORACIÓN E INTERCESIÓN

Los mentores y personas acompañantes son hombres y mujeres que han caminado por mucho tiempo y tienen una experiencia y relación intima con Dios. Que tienen la habilidad de identificar y desarrollar el potencial de otros por medio de invertir en ellos tiempo, relaciones, talentos y dones para acompañar a las personas en sus procesos y caminar cristiano, a la vez le ofrece consejo sabio, le sirve de modelo en su manera de vivir.

Niveles de compromiso

El mentor-acompañante se compromete con la persona, afirmándola y demostrándole afecto y cariño en todo tiempo. Comprometido con el proceso y el desarrollo de su sanidad sexual y relacional. A pesar que el luchador pueda tener caídas, cometa errores, incumpla con lo prometido; es ahí donde debe estar el mentor-acompañante, guiando y estableciendo nuevas oportunidades. Recordando que la persona tiene potencial y puede desarrollarlo, el mentor-acompañante le dará motivación y acompañamiento permanente. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Gálatas 6:2

El luchador o mentoreado debe estar comprometido con el proceso y desarrollo de su identidad en Cristo, para actuar como hijo de Dios. Debe ser responsable en su trabajo, con las tareas encomendadas por el mentor-acompañante, ser radical en su proceso; leal y no desertor aun en los tiempos de crisis, soledad, ansiedades y tentaciones. Cumplir con sus asignaciones si está en grupo de apoyo y obedecer en lo que el mentor le pida, a todo trabajo productivo. Leal y honesto con la persona que le está apoyando.