INTRODUCCIÓN.

Adorar es nuestra respuesta ante la presencia de Dios. Es rendir nuestras vidas en obediencia total y absoluta delante de nuestro Señor.

“Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor” Salmo 95:6

Satanás sin lugar a dudas se opone a que rindamos nuestras vidas al Señor cada día; pero debemos recordar que él es astuto y sabe bien que si nos tienta deliberadamente que dejemos de adorar a Dios con nuestras vidas, quizá no obtenga buenos resultados.

En la Biblia en libro de Éxodo vemos la historia del pueblo de Israel quien cautivo se encontraba en Egipto. Ante el clamor del pueblo, Dios decide salvarlos y sacarlos de allí con brazo fuerte y poderoso, para lo cual llamó a esta misión a Moisés y Aarón. Sin embargo antes debían enfrentar a Faraón, y quien se negó una y otra vez a dejar salir al pueblo a adorar; esto a pesar de las plagas enviadas por El Señor. De esta historia se desprende lo que hoy es el mensaje titulado “Adorando a Dios a la manera del Diablo”

CUERPO, PLAN O BOSQUEJO

1. ADOREN A DIOS EN LA TIERRA.

Dios quería que el pueblo ofreciera fiesta en el desierto. “Después Moisés y Aarón entraron a la presencia de Faraón y le dijeron: Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto” Éxodo 5:1

El Faraón en cambio quería que el pueblo “ofrezca fiesta” en Egipto. “Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Andad, ofreced sacrificio a vuestro Dios en la tierra. Y Moisés respondió: No conviene que hagamos así… ” Éxodo 8:25, 26a

Satanás quiere lo mismo que el Faraón… quiere que adoremos a Dios sin “irnos de este mundo”. Satanás no quiere incomodarnos para nada con cosas como la santidad, comunión con Dios, buen testimonio, obediencia, oración, lectura y estudio de la Palabra, pasar desiertos donde debemos depender totalmente de Dios; Satanás quiere que aún dependas del mundo… Satanás grita a voces “Adoren a Dios sin irse al desierto”, “Adoren a Dios sin ser transformados en el desierto”, “Adoren a Dios desde el mundo”

2. ADOREN A DIOS PERO NO SE VAYAN LEJOS.

El Faraón luego que le dijera a Moisés que ofrezcan sacrificio en Egipto, y luego que éste se negara, le da a Moisés una “mejor respuesta”: “Entonces el faraón dijo: Los dejaré ir al desierto para que ofrezcan sacrificios al Señor su Dios, con la condición de que no se vayan demasiado lejos. Y pídanle también por mí.” Éxodo 8:28 DHH

Faraón en otras palabras estaba diciéndoles: ¡Vayan a adorar a Dios, pero no tan lejos donde no pueda observarlos y controlarlos… Vayan, adoren a su Dios, ámenlo a Él pero también amen a Egipto!

Al igual que Faraón, Satanás quiere que adoremos a Dios, pero que recordemos que en el mundo “tenemos tantas cosas buenas”, quiere que nos “rindamos al Señor” pero que volvamos la mirada al mundo de cuando en cuando, quiere Satanás que “amemos a Dios” y que amemos al mundo… al fin y al cabo dice él, “amar es compartir”

Cuando rendimos nuestra vida al Señor, debemos hacerlo totalmente y no a medias… ya no pertenecemos a este mundo sino a la Patria Celestial.

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;” Filipenses 3:20

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” Mateo 6:24

3. ADOREN A DIOS SIN SU FAMILIA.

A estas alturas el Faraón y su pueblo ya habían sido azotados con las plagas de sangre, ranas, piojos, moscas, ganado, úlceras, y granizo; sin embargo Dios había endurecido el corazón de Faraón. Esta vez los siervos de Faraón intentan persuadirlo para que deje salir al pueblo de Israel de tierra de Egipto… el faraón al parecer “cede” pero les dice que vayan a adorar a Dios al desierto pero sin sus hijos.

“Y Moisés y Aarón volvieron a ser llamados ante Faraón, el cual les dijo: Andad, servid a Jehová vuestro Dios. ¿Quiénes son los que han de ir? Moisés respondió: Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas; con nuestras ovejas y co nuestras vacas hemos de ir; porque es nuestra fiesta solemne para Jehová. Y él les dijo: ¡Así sea Jehová con vosotros! ¿Cómo os voy a dejar ir a vosotros y a vuestros niños? ¡Mirad cómo el mal está delante de vuestro rostro! No será así; id ahora vosotros los varones, y servid a Jehová, pues esto es lo que vosotros pedisteis. Y los echaron de la presencia de Faraón.” Éxodo 10:8-11

Es interesante que más adelante El Señor mande a los padres a transmitir y enseñar a sus hijos de generación en generación a amar a Dios así como Su Palabra. “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con toda tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte y cuando te levantes” Deuteronomio 6:5-7

Hoy, Satanás quiere lo mismo; quiere que nuestros hijos vivan sin sus padres, quiere que no les enseñemos a amar a Dios, mucho menos que conozcan Su Santa Palabra… hoy quiere Satanás que le encarguemos el cuidado de nuestros hijos a esas pantallas destellantes de colores impresionantes donde teje lentamente en las mentes de inocentes toda la basura que este mundo ofrece.

ADOREN A DIOS SIN SUS BIENES.

Al ser azotados una vez más con una plaga, el Faraón hizo llamar una vez más a Moisés y Aarón.

“Entonces Faraón hizo llamar a Moisés, y dijo: Id, servid a Jehová; solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas; vayan también vuestros niños con vosotros” Éxodo 10:24

Satanás siempre querrá convencernos de alguna manera en que podemos “entregarnos y rendirnos” a Dios “casi totalmente” y que esto no afectará en nada nuestra comunión con Él.

El gran mandamiento así lo demanda: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” Deuteronomio 6:4,5

Dios anhela que lo amemos solo a Él, porque Él nos ha amado más allá de todo, y a pesar de todo.

“No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” Éxodo 20: 3-5

Hoy Satanás quiere lo mismo que Faraón quería con Israel; al igual que el Faraón con el pueblo de Israel, hoy en día Satanás quiere que “sirvas al Señor y lo adores” pero sin tus bienes; para esto tratará de convencerte que no diezmes, que no ofrendes, que no ayudes a los necesitados. Satanás quiere que tengas un corazón desobediente y lleno de avaricia, porque sabe que al dejar de dar no contribuyes con la obra del Señor y dejas de bendecir a otros.

 

CONCLUSIÓN Y APLICACIÓN

Hemos visto el día de hoy que al igual que el Faraón, hoy en día Satanás quiere:

Adoremos a Dios sin irnos de “Egipto”,…Satanás quiere que “rindamos nuestra vida a Dios” pero que nuestro corazón no se desapegue de este mundo.

Adoremos a Dios pero sin irnos tan lejos de “Egipto”, él quiere que “amemos a Dios” pero que también “amemos al mundo”

Adoremos a Dios pero sin nuestras familias; querrá que le endosemos la enseñanza y cuidados al mundo a través de esas pantallas destellantes de colores impresionantes donde teje lentamente en las mentes de inocentes toda la basura que este mundo ofrece.

Adoremos al Señor sin nuestros bienes. Satanás tratará de convencernos de que Dios ya tiene mucho, y que es justo que te “quedes con algo”; entonces ¿Para qué rendir tus bienes, el fruto del trabajo que Dios te da a Él?

Satanás quiere y querrá que no rindamos nuestras vidas al Señor, pero si no lo logra de esta manera, querrá persuadirnos a entregarnos “a medias”… Recordemos lo que El Señor le dice a la iglesia de Laodicea, una iglesia “entregada a medias”:

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojala fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” Apocalipsis 3:15,16

¿Vas a rendir tu vida por completo a Dios o harás caso al diablo?

EVALUANDO NUESTRAS VIDAS

La necesidad e examinarnos

“Pruébese cada uno a sí mismo..” 1Co11:28

Pero nos encontramos con esta realidad:

Jeremías 17:9Reina-Valera 1960 (RVR1960)

9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

y más aún, pedirle a Dios que nos examine

Salmos 26:2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

2 Escudríñame, oh Jehová, y pruébame;

Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.

Salmos 139:23 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;

Pruébame y conoce mis pensamientos;

 

Dios nos conoce y conoce todo lo nuestro

Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia

Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza

Yo conozco tus obras, y dónde moras

Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.

Yo conozco tus obras

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente.

 

EVALUANDO NUESTRO CRECIMIENTO ESPIRITUAL

La meta es Ef4: 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo

Otra meta: Hb5: 12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo

EVALUANDO NUESTRA PRODUCTIVIDAD

Dios nos puso para llevar fruto

Jn15 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto.

3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.

Dios nos plantó para esto y espera resultados

Lc13: 6 Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló.

7 Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?

8 Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone.

9 Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después.

 

CUATRO ÁREAS DEL DESARROLLO

(1) crecer en el conocimiento y comprensión de la Palabra de Dios,

1Co3: 2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,

Hb5: 11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.

12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

(2) disminuir la frecuencia y severidad del pecado,

Stg1: 12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

Sal1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,

Ni estuvo en camino de pecadores,

Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.

3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,

Que da su fruto en su tiempo,

Y su hoja no cae;

Y todo lo que hace, prosperará.

4 No así los malos,

Que son como el tamo que arrebata el viento.

5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,

Ni los pecadores en la congregación de los justos.

6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;

Mas la senda de los malos perecerá.

 

(3) crecer en la práctica de las cualidades de Cristo,

1Co11 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

(4) crecer en la fe y confianza en Dios

Hb 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

 

UN RANGO DE CRECIMIENTO IMPORTANTE

Menos de mí y más de Él

Jn3: 26 Y vinieron a Juan y le dijeron: Rabí, mira que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos vienen a él.

27 Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo.

28 Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él.

29 El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido.

30 Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe.

Ga2: 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.